Esa paz que solo el mar da.

Uno de los mayores placeres es pasear por la costa los días nublados, cuando no hay nadie, solo pescadores enamorados del mar y reflejos escondidos que lo hacen todo más bonito.

Deja un comentario