How big, how beautiful, how blue.

Una mañana, corriendo por el litoral asturiano, llegué al faro de Lastres. Quise ver hasta dónde llegaba el mar, pero la niebla decidió que no era buena idea.

Deja un comentario